Reunión de los lunes

Nos reunimos todos los lunes a las 20,30 horas en la C/Vinaroz nº31, entrada por C/Pradillo, MADRID ¡TE ESPERAMOS!

martes, 24 de enero de 2017

Cuando las mujeres sean detenidas y encerradas en calabozos por la denuncia de un hombre sabrán qué es miedo

Martes, 24 de Enero, 2017

Artículo fuente de Barbijaputa, bajo una perspectiva de la defensa de unos derechos que van no solo por  encima de los derechos de los hombres,  y de pisotear los derechos de los hombres para a cambio conseguir ventajas, sino que lo más grave es que no les importa con tal de obtener privilegios, pasar por encima de la salud de los menores, incluso sus propios hijos.

El feminismo defiende como derecho de la mujer radicalismos como declarar hijos de huérfanos de padre vivo solo por el hecho de producirse el divorcio, de forma que o bien los hombres deben seguir bajo sus normas o criterios, o bien deben asumir que de decidir rehacer su vida fuera de la pareja junto a dicha mujer, sus hijos pasarán a ser declarados hijos huérfanos de padre vivo.

Este feminismo resentido se aliena con los intereses de la ideología de género, generando una serie de ventajas para la mujer si tras el divorcio asume la guarda y custodia de sus hijos en exclusiva, y para ello, y puesto que es inevitable despreciar la idea de que en pleno siglo XXI los padres se responsabilizan de las tareas y cuidados de los menores, sino mejor, cuando menos igual que las mujeres, han creado una ley de violencia de género como zancadilla para que los hijos no pierdan tras la ruptura de la pareja a su figura paterna. Con una solo denuncia de violencia de género se impide a través del Código Civil aplicar el régimen de custodia compartida.

Ahora lean si tienen ganas los argumentos que presenta nuestra autora fuente, Barbijaputa, pero anticipamos que desde luego no van a encontrar alusión alguna al protocolo que establece la ley de violencia de género tras la interposición de la  denuncia de una mujer, en donde de forma inmediata se procede a la localización del supuesto agresor, y a su detención para ser encerrado en los calabozos como medida preventiva. Si un día la tortilla diese la vuelta, las feministas conocerían que es el miedo de verdad, que es el miedo de ser denunciado por violencia de género, una ley que considera y trata a los varones como maltratadores solo por la condición de su sexo.

Una profesora de educación secundaria ha publicado un libro recientemente, un libro que están intentando por todos los medios desprestigiar, o incluso podríamos sin miedo afirmar que la intención feminista deriva a su eliminación. Y es un libro donde solo se refleja la otra cara de la realidad de la ley de violencia de género que usa la ideología de género para llevar a cabo sus objetivos. Alicia V. Rubio Calle: “Cuando nos prohibieron ser mujeres…y os persiguieron por ser hombres





Así comienza el texto de este otro artículo de Barbijaputa:
La mayoría de hombres no son conscientes de los privilegios que traen con su género.





Fuente:
Cuando el miedo cambia de género
http://www.eldiario.es/zonacritica/barbijaputa-machismo_6_588701138.html