Reunión de los lunes

Nos reunimos todos los lunes a las 20,30 horas en la C/Vinaroz nº31, entrada por C/Pradillo, MADRID ¡TE ESPERAMOS!

miércoles, 15 de febrero de 2017

Si los hijos son víctimas de maltrato por parte de su madre sufrirán de por vida sus consecuencias

Miércoles, 15 de Febrero, 2017

Otro síndrome que tampoco se encuentra recogido en el DSM V, otro tipo de maltrato infantil sobre el que nuestras instituciones públicas no investigan y/o destinan medios para paliar las consecuencias que padecerán de por vida muchos adultos debido a una infancia infeliz. Y es que se da la casuística que sí la fuente del maltrato se encuentra provocada en gran parte por la figura materna, dicho maltrato queda en el olvido por ejemplo nuestro Ministerio de Sanidad, el cual centra su interés en también la violencia mal llamada de género, es decir, sobre aquella violencia que tiene lugar tanto en la familia como en el ámbito sentimental, pero que únicamente afecta a la mujer.




El DSM V, curiosamente, tampoco incluyó al final, al menos hasta el momento, el síndrome de alienación parental, otra fuente de maltrato sobre los menores, y más hoy día en la actualidad, pues sí la manipulación parental no es algo nuevo que haya surgido a raíz de que las nuevas modas nos llevan a una sociedad que impele la destrucción de la familia, éste ahora es mucho más pronunciado dado que la probabilidad de ser hijo de padres separados es casi más alta hoy día que la de ser criado en una familia unida de por vida.


Hoy nos encontramos con muchas familias destruidas, y no es fruto de la casualidad que de dicha desunión, la figura que resulta más aislada del cómputo familiar anterior sea la figura paterna. Sin duda alguna, siempre los más perjudicados serán los menores, pero quien en principio en la mayor parte de casos como norma se encuentra solo por completo y aislado del resto de la familia es el padre. Hombres que tras haber sacrificado y dedicado su vida al mantenimiento y sustento económico de la unidad familiar, son expulsados -literalmente- de la unidad familiar y de sus propias viviendas. Y hombres que se encuentran en la calle, y que sin comerlo ni beberlo de repente comienzan a ser conscientes que sus mujeres se dedicaron a mantener a su espalda una actitud de víctima de cara a los hijos, y que éstos ahora descubren su rechazo hacia ellos para consuelo de la madre.

Las dos primeras imágenes pertenecen al artículo de la misma fuente de referencia de la entrada:
Tipos de madres tóxicas.
http://www.amordistorsionado.com/tipos-de-madres-toxicas/

El autor del artículo fuente es W. Jimenez:
Los hijos de los narcisistas sufren un abuso que pasa desapercibido muchas veces por vecinos, profesores, compañeros de escuela y parientes que no viven bajo el mismo techo. Muchos de ellos tuvieron un techo donde vivir, comida sobre la mesa, atención médica básica, estudios y ropa para vestir, pero carecían totalmente del amor parental nutritivo que provee seguridad. Estuvieron tan ocupados intentando danzar al ritmo del humor cambiante de su padre o madre narcisista que luego de adultos no saben quiénes son ni qué quieren en realidad. Les dieron mensajes totalmente arbitrarios sobre cómo debían pensar y qué debían sentir, obviamente para satisfacer las necesidades y para colocar en el papel central de la obra al narciso.

El padre o madre narcisista requiere mantener eternamente el control, y para conseguirlo, manipulará, comprará personas, en fin, lo que sea necesario para mantener la sumisión de sus víctimas. En la familia del narcisista hay división entre los hermanos, cada conversación está triangulada y no hay alianzas entre ellos; el narcisista crea competencias y celos entre hermanos, escogiendo uno o varios para cargar con todas las culpas del sistema familiar (el chivo expiatorio). La proyección se convierte en el pan nuestro de cada día; por ejemplo, una madre narcisa quien secretamente desea ser infiel en su matrimonio, puede proyectar sus sentimientos inaceptables sobre una de sus hijas, a quien acusará falsamente de comportarse de manera libertina…esta madre verá lujuria en cualquier acción inocente de su hija; emprenderá toda una campaña de difamación, impondrá castigos, le prohibirá salir con sus amistades y encima le dirá que lo hace por su bien!

Los hijos de los narcisistas manejan una culpa tremenda, viven una disyuntiva, llegan incluso a creer que algo no anda bien en ellos que ni su propia madre o padre los quiere. En su libro: “You’re not crazy- it’s your mother” (“No estás loca- Es tu madre”), Danu Morrigan, lo llama “un abuso invisible” que ni siquiera el perpetrador y la victima son conscientes de lo que ocurre…el narcisista no toma sus acciones como un abuso, porque no olvidemos su patrón de grandiosidad hace que se crea perfecto(a) e incapaz de dañar a los demás y la víctima de abuso, no se da cuenta, porque la han manipulado para creer las mentiras de su madre o padre, llega a internalizar que todo es su culpa y siente que está perdiendo la razón. Ocurren dos tipos de abuso concomitantemente, el maltrato propiamente dicho y la negación de que este maltrato haya pasado.




Fuente:
Síndrome de víctima de narcisista (Narcissist victim syndrome).
http://www.amordistorsionado.com/sindrome-de-victima-de-narcisista-narcissist-victim-syndrome/